jueves, 13 de noviembre de 2008

Cuentos de sirena, 12 de noviembre

El Nautilus ha vivido hoy una serena experiencia del placer de contar y escuchar. Es cierto que, al principio, hubo ciertas reticencias en una tripulación tan inquieta, pero luego la magia acabó atrapando a todos los que estuvimos allí.

Un criatura fantástica y misteriosa se presentó como salida de las profundidades azules y enhebró con maestría historias de reyes, princesas, madrinas y muertes. Sacó de entre sus vestiduras ranas que sobreviven batiendo mantequilla y murciélagos que no saben quiénes son; cuentos para pensar, para soñar... y para inventar.

A esta sirena que nos hizo olvidar todo lo que no fuera su voz, nuestra gratitud; a la tripulación del Nautilus que navegó por mares inventados con verdadera pasión y entusiasmo, sólo un guiño de ojos. Hasta la próxima.






1 comentario:

Los Blogmaníacos dijo...

Hola, tripulantes del Nautilus: somos los Blogmaníacos, acabamos de visitar vuestro blog y tenemos 11 votos para el loro y 1 para el perro-foca. Nos han gustado mucho vuestro blog y vuestras espaldas.
Hasta pronto.