martes, 4 de noviembre de 2008

¡Ya están aquí!


Ya tenemos brotes en el invernáculo. Nuestras plantitas asoman sus primeras hojas dejándonos la sensación, deliciosa por cierto, de que con esfuerzo se consigue todo. Apenas levantan un dedo de la tierra y ya se muestran orgullosas de vivir.
¿Y nosotros? ¿No deberíamos aprender a aprovechar todos y cada uno de nuestros instantes de vida para crecer y fructificar? Ahí dejo la reflexión y la foto.