viernes, 31 de octubre de 2008

31 de octubre de 2008

El Nautilus presiente las celebraciones de los días de difuntos. Rechinan sus engranajes, el viento ulula en sus galerías y los pasillos se han vuelto oscuros y tenebrosos. Los espectros del Tenorio y del Comendador se han sentado a cenar en el comedor de oficiales su mortal menú mientras la sombra de la dulce Inés pena por la ingratitud de don Juan.
"Cesad, cantos funerales;
callad, mortuorias campanas;
ocupad, sombras livianas,
vuestras urnas sepulcrales;
volved a los pedestales,
animadas esculturas;
y las celestes venturas
en que los justos están
empiecen para don Juan
en las mismas sepulturas"

miércoles, 29 de octubre de 2008

BITÁCORA

Hoy, todos sanos y en sus puestos. La misión del día consistió en desarrollar la capacidad de la tripulación para adjetivar los mundos que vamos a descubrir. Es inútil viajar si no somos capaces de contarle a otros lo que vemos. El ejercicio que mejores resultados obtuvo fue el de la adjetivación en cadena en la que imaginación y memoria trabajan unidas.
El tigre de la ortografía que llevamos en las bodegas de vez en cuando lanza sus zarpazos, pero algunos miembros de la tripulación ya empiezan a tomarle las vueltas y lo esquivan con cierta habilidad.

BITÁCORA. 28 de octubre de 2008

No nos pasan más cosas porque no quiere Dios. La tripulante M.L. tuvo dolor de cabeza y , ni corta ni perezosa, se metió en su cuerpo serrano un par de dosis de analgésico a estómago vacío. El servicio sanitario del Nautilus se movilizó y la tuvo en observación (más bien en audición) constante porque, afortunadamente, los únicos efectos secundarios que presentó fue una locuacidad incontrolable.
Al menos extraeremos como conclusión positiva el hecho de que la tripulación se respeta, se mantiene alerta, incluso se preocupan unos por otros. ¿Se puede pedir algo mejor?

lunes, 27 de octubre de 2008

BITÁCORA. 27 de octubre de 2008

Hoy la tripulación del Nautilus ha visitado por primera vez las instalaciones de la expedición. Hemos hecho el primer paseo de reconocimiento y esperamos la colaboración de todos ellos.
Además, hemos conectado con nuestro colega viajero que ha enviado fotografías desde Zimbawe y hemos aprovechado la ocasión para, vía satélite, recorrer las cataratas Victoria.

domingo, 26 de octubre de 2008

COMPARTIENDO LOS MARES

Tenemos un colega por ahí, navegando los siete mares.
http://profesorviajero.blogspot.com/
Nos envía mensajes en botellas (más o menos) y algunas fotos desde lugares remotos; la última comunicación desde las Cataratas Victoria en la frontera de Zimbawe.


RESERVA BIOLÓGICA

Nos gusta la vida. Estamos dispuestos a disfrutarla, a explorarla y a preservarla. Hemos plantado unas cuantos bulbos y semillas en el invernáculo de la nave provisional y esperamos que pronto podamos transplantarlas a su lugar definitivo en el Nautilus.
Nos acompañarán en el viaje:

Narcisos / Freesias / Anémonas / Azafrán

Poleo / Mejorana / Perejil

DEPÓSITOS DE COMBUSTIBLE

El Nautilus se mueve gracias a energías renovables: la imaginación, la curiosidad, el afán de mejora... Nuestros tripulantes siguen un estricto régimen de alimentación "intelectual" y de ejercicio mental.
Leemos siempre que podemos (y podemos siempre que queremos). Ahora mismo nuestros tanques se están llenando de:

El poni rojo de John Steinbeck, niños y caballos domesticándose mutuamente





La ciudad de las bestias de Isabel Allende







Los secuestradores de burros de Gerald Durrell

Los cretinos de Roal Dahl
...
El león, la bruja y el armario de Las Crónicas de Narnia por C.W. Lewis

sábado, 25 de octubre de 2008

BITÁCORA

El capitán, en nombre de la tripulación del Aula Taller del IES María Cegarra, abre este cuaderno en que se dará cuenta de nuestras hazañas, de los lugares que visitemos y de las aventuras que el destino nos tiene reservadas.
Navegamos en una nave provisional que nos servirá de entrenamiento para cuando nos sea entregado el Nautilus y, hasta entonces ,nuestro equipaje se reduce a unos cuantos libros, un par de mapas y mucha, mucha imaginación.
La tripulación ha sido escogida cuidadosamente por sus valores personales y confiamos en ellos para que, con el esfuerzo de todos, descubramos paisajes desconocidos, encontremos tesoros ocultos y sorteemos a los piratas del desánimo, la apatía y el abandono.
Que los mares nos sean propicios.
En La Unión, el veinticinco de octubre del año de gracia de dos mil ocho
.

LA TRIPULACIÓN

Todos hacemos de todo por turnos, como entrenamiento para misiones futuras. Contaremos con:
Piloto, que controle el timón con mano firme
Navegante, que estudie los mapas y descubra nuevos caminos
Ingeniero, que sepa reparar las averías y diseñar nuevas herramientas
Oficial táctico, que vele por la seguridad y la concordia en la nave
Oficial científico, que racionalice las experiencias de este viaje
Explorador, que salte el primero a las conquistas
Oficial de comunicaciones, para entendernos y hacernos entender
Oficial artista, que dibuje nuevos mundos que nadie creerá que hemos visto.