domingo, 18 de enero de 2009

Otra versión

Nuevos reporteros nos hacen llegar sus trabajos. La historia es la misma pero la noticia no porque cada uno ve y cuenta la realidad (o la ficción) a su manera. Así lo expresa Matías:
Un viajero inglés apareció la noche de Walpurgis medio muerto en un cementerio. Gracias a los aullidos de un lobo lo encontraron unos soldados, lo rescataron y lo llevaron a su hotel.
Desde luego no se entretiene en detalles, digno de un teletipo.

No hay comentarios: