martes, 16 de junio de 2009

En Detalle

Elegimos el diseño de un libro de mandalas para colorear, luego lo ampliamos y lo pasamos a la madera. De soporte utilizamos un resto de conglomerado que quedaba por el taller (se trataba de aprovechar y reciclar materiales), un cuadrado de un metro de lado. Una vez pasado el dibujo reforzamos la líneas que separarían unos colores de otros con unos cordoncillos de plastilina que luego encolamos ligeramente (aquí Salva trabajó con verdadero esmero). El papel de colores eran antiguos murales, folletos de propaganda, carteles pasados, etc. Con la destructora de documentos (y otros a tijera pura y dura) los hicimos tiras de algo más de medio centímetro de ancho y de ellas cuadraditos. Los presentamos en recipientes de plástico separándolos por colores y así llegamos al Día del Medio Ambiente.
El Día 5 de junio en el centro se hicieron diversos talleres con el tema común del reciclado y de la elaboración creativa aprovechando materiales (instrumentos musicales, juguetes, papel reciclado, gincana, elaboración de mascotas (nuestro cerdito OINC se vistió de mil cosas), exposiciones, documentales, la imagen y el lema, etc.
El Taller del Mandala invitaba a quien quisiera a colocar los papelillos de colores siguiendo el dibujo propuesto. Fue un éxito, casi todos los alumnos ( y muchos profes) pegaron algo, algunos mucho, pero quizá también ayudaba el hecho de quien acreditase haber participado en cuatro talleres desayunaba sano y gratis.
Resultó un día estupendo en el que se cuidó el medio ambiente y se acortaron muchas distancias, todos colaboramos sin distinción de color, religión, ideología, edad, sexo, formación académica...

¿Se puede pedir mayor armonía? Eso significa nuestro mandala.

No hay comentarios: