domingo, 14 de marzo de 2010

Proyectos en marcha

Con algunas dificultades el Nautilus navega de nuevo; faltan tripulantes, vuelven los que estuvieron ausentes y de nuevo desparecen en las profundidades marinas, pero quedan un pequeño grupo de esforzados marineros y cada día intentamos una nueva travesía.
De Sabrina ya habéis visto su primer trabajo como guía por un pueblo que no es el suyo, pero que la ha acogido (aunque todavía le cuesta un poco ponerse a escribir), y ahora os enseñamos lo que se traen entre manos Jose y Rafa.

Diseñadores y artesanos al mismo tiempo, han acometido dos pequeñas maquetas relacionadas con la minería: un torno de madera, con el que se subían a mano desde tiempos inmemoriales los esportones de esparto cargados de mineral, y un castillete, "nieto" mecánico del torno, con el que se hizo la misma labor en las explotaciones de los siglos XIX y XX.

Pero nos falta el elemento intermedio: el malacate movido por animales. Es nuestro proyecto mayor, ¿seremos capaces de conseguirlo? Permanezcan, por si es el caso, atentos a esta pantalla pero con un poquito de paciencia.

lunes, 8 de marzo de 2010

La explotación minera en La Unión

Nuestras primeras conclusiones sobre lo que hemos investigado las presentamos en diapositivas. De ellas pasamos a la puesta en práctica: empezamos a elaborar una maqueta del corte de una mina subterránea y a reconstruir en pequeña escala algunas de las máquinas con que se hacía el trabajo.

Nota del capitán a los tripulantes: Las explicaciones sobre castilletes y malacates son importantes porque, junto con el torno, son nuestros próximos proyectos.

Nota (en general): No hubiéramos podido aprender nada de esto (es más, suya fue la idea primera) sin la colaboración desinteresada, apasionada y expertísima de Pedro Pérez Nieto (nuestro conserje) quien nos ha proporcionado libros, fotografías, experiencias y un profundo amor por su pueblo, su historia y los entresijos de la actividad minera. Ha sido ( y lo será más) un auténtico privilegio; dar las gracias se queda pequeño, pero ahí van de corazón.